21/2/10

21 febrero 2010

Hay un sitio
donde van las mujeres a sentarse.
Hay una piedra negra de la sangre
en el centro del llano.

(en el país de las mujeres
las cosas no se llaman
de ninguna manera)

13 comentarios:

  1. Lo que viene de adentro tiene esa belleza de lo único. Te has ganado mi escalofrío de lectora, Soledad. Es un poema para llevárselo consigo, como la comunión.

    ResponderEliminar
  2. Hola Soledad: es a ese país a donde siempre podemos regresar. Del que nunca salimos. El misterio nutricio.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Precios Soledad.
    Un poema lleno de sensibilidad.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  4. oh Soledad qué hermosura! Gracias hermana!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Gracias, amigas/os. Es un lugar donde, efectivamente, hay que sentarse a veces. Un lugar de la verdad, aunque duela, donde hay que ir a mirar "en el hondón del alma", que decía Unamuno, y comprometerse con lo que se encuentre allí.

    ResponderEliminar
  6. Gracias Soledad, por tan bello poema

    me inspira desierto , soledad, tristeza pero

    mucha sensibilidad

    abrazos amiga

    ResponderEliminar
  7. Y es necesario vistar ese sitio de vez en cuando.
    Bellas palabras.

    ResponderEliminar
  8. ¡Que belleza, Soledad, gracias!

    En esa piedra negra de sangre, en soledad buscada, puedes reconectarte con el líquido Madre, que sustenta todas las almas y las libera de su dolor.

    Un beso de hermana.

    ResponderEliminar
  9. Soledad amiga Estás bien?

    Hace muchos dias que no sé de tí

    espero lo recibas, no hay otra forma de comunicarse

    Te mando un cálido y amoroso abrazo

    ResponderEliminar
  10. Gracias. Ari, por tu interés.. Estoy bien, pero en un periodo silncioso.Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar